Para CR&R, todos los contenedores de basura, materia orgánica y el reciclaje tiene tesoros únicos.

Los productos orgánicos que recolectamos pueden desviarse de terminar en nuestros vertederos y transformarse en nuevos productos que dan nueva vida al ciclo de vida del producto. Al mantener los productos orgánicos fuera del vertedero también evitamos los impactos negativos de las emisiones de metano. En los últimos años, nuestras instalaciones de compostaje ubicadas en San Juan Capistrano y Lakeside, California, nos han permitido convertir recortes de césped, hojas, plantas y otros desechos verdes domésticos o comerciales en un abono rico. A través de nuestras operaciones de compostaje, hemos sido capaces de devolver los nutrientes de la Madre Naturaleza a la tierra. Es una idea enriquecedora que nos ayuda a minimizar el impacto en nuestro medio ambiente.

Pero hoy en día, el compostaje está dando paso a nuevas tecnologías que multiplican exponencialmente los impactos positivos que podemos tener en nuestro medio ambiente para las generaciones venideras. Es por eso que CR & R se ha embarcado en una tecnología de vanguardia llamada Digestión Anaeróbica. Después de más de una década de investigación y desarrollo, CR & R ha construido su nuevo digestor anaeróbico (AD) en Perris, California. Esta nueva instalación de vanguardia tomará nuestros desechos orgánicos (es decir, desechos de alimentos, desechos de jardín y materiales compostables) y los convertirá en un gas natural renovable (RNG) y un fertilizante orgánico. El RNG que produciremos será el combustible más limpio disponible en California y se utilizará para alimentar nuestra flota de vehículos de gas natural. Además, la enmienda rica en suelo orgánico producida por nuestra Facilidad AD también puede ser utilizada por agricultores, paisajistas y otros amantes de los jardines. Nuestro nuevo digestor anaeróbico no solo devolverá los nutrientes de la madre naturaleza al suelo, sino que también nos permitirá ser independientes de la energía al proporcionar un combustible limpio y de carbono negativo para nuestros vehículos de recolección. Creemos que esta nueva tecnología no solo allanará el camino para la sostenibilidad de la generación futura, sino que también será el primer componente de la infraestructura orgánica de nuestra comunidad.